Periodistas y activistas, impulsores de violencia contra mujeres

EL REDACTOR

“Algunos” que se dicen defensores de la verdad y voceros de la ciudadanía y defensoras de los derechos feministas, lejos de combatir los crímenes por razón de género han sido los principales responsables de promover la violencia de género, política y mediática contra mujeres, a través de prácticas y comentarios misóginos. Ya sea porque no obtienen “apoyos”, “chayotes” o “convenios”, en el caso del periodista, o porque el compromiso político, el salario y un cargo público es mucho más importante que el compromiso con las mujeres, en el caso de la activista, lejos sumar, restan y golpean a las mujeres oaxaqueñas.

Un caso reciente es el de la supuesta “activista feminista” Norma Reyes Terán, quien fue exhibida en el semanario nacional “PROCESO” después de publicar el siguiente comentario “muy bien harían las diputadas en asumir que tienen las nalgas en una curul gracias al feminismo; no se lo deben ni a sus dirigentes, sus partidos o sus maridos”, ella, es funcionaria del gobierno del estado y ocupa la titularidad de la Coordinación de atención de los Derechos Humanos del Ejecutivo estatal.

Pues bien, el comentario de la presunta “activista feminista” fue evidente muestra de defensa hacia su gobernador y patrón Alejandro Murat, quien en días pasados nombró a funcionarios de primer nivel y titulares de su gabinete ampliado, acción criticada por diputadas federales y locales, porque el mandatario estatal no habría garantizado en la estructura gubernamental la paridad de género recientemente aprobada.

Otro caso más nuevo es el del periodista Luis Ignacio Velázquez del periódico “Noticias Voz e Imagen de Oaxaca”, que según su retorcida mente y en uso de su derecho a la “Libre Expresión” publicó en sus redes sociales lo siguiente “Dicen que lo único bueno de la diputada Laura Estrada Mauro es su secretaria, quien no dejó pasar la oportunidad en el Foro sobre el Plan Nacional de Desarrollo para modelar ante el presidium. Eso dicen. Jajajajajaja”.

El comentario del periodista causó señalamientos en las mismas redes sociales, donde se acusaba misoginia. Y aunque horas más tarde intentó redimirse con otra publicación donde aclaraba la publicación “misógina”, en la que prácticamente cosificaba y convertía en objeto sexual a la mujer, quedó evidenciada la molestia, enojo u odio contra esas mujeres, a quien constantemente ha criticado con el uso de palabras despectivas.

Sin conocer si se trata de la mente retorcida de periodistas y activistas que, por creerse defensores de la sociedad dan por hecho que pueden señalar y lapidar a quienes quieran, con publicaciones o mensajes misóginos que alientan el odio, lo que sí es seguro, es que tienen un cometido y una línea definida, es decir, que alguien detrás de ellas y ellos es la mano que mece la cuna.

Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
error

Siguenos en nuestras redes sociales

YouTube
Instagram