Hospitales capitalinos al tope, por Covid-19

 

En la zona metropolitana de la Ciudad de México es ya notorio el incremento de las emergencias médicas por las afectaciones de neumonía causada por el Covid-19. Ha iniciado indefectiblemente, la saturación de hospitales asentados en el valle de México.

Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno capitalino, dijo a Reforma: «El día 16 (de abril) hablé de que eran 356 hospitalizados intubados en la Ciudad de México, hoy (sábado 18) ya son 468 en los distintos hospitales de la Ciudad: Instituto Mexicano del Seguro Social, el INER, el de Nutrición, el General de México, el Juárez, los cuatro hospitales Covid de la Ciudad, el ISSSTE y hospitales privados».

Tan sólo el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el principal hospital especializado, registra su cifra más alta tenida en toda su historia, de pacientes «intubados», que asciende ya a 70, acotó Sheinbaum Pardo.

La mandataria explicó después en una videoconferencia, que estamos entrando en una fase delicada y de mayor incremento en el número de intubados «y por eso seguimos recordando que hay que quedarnos en casa».

«Ya hay 468 personas intubadas y solo en dos días más de 100 requirieron ese procedimiento», insistió.

Cabe señalar que hasta este sábado, la Ciudad de México tenía 2 mil 299 casos confirmados de coronavirus y 178 defunciones.

Los puntos geográficos de la República donde se acentúan más los efectos de la pandemia en estos momentos son, además de la capital del país, la ciudad de Tijuana (limítrofe con Estados Unidos), así como las de Culiacán y Mazatlán, en el noroeste del país.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo que están entrando en una «etapa inquietante».

Las camas cada vez son más escasas en los centros médicos de las zonas pintadas de rojo por la emergencia sanitaria, lo que confirma la declaración del vocero gubernamental Hugo López-Gattel, quien señaló que «algunas zonas del país ya entraron en la fase 3», de contagio generalizado

Al cumplirse el día 50 desde que se registró el primer caso, el pasado 28 de febrero, se contabilizan 6.875 infecciones (+9%) y 546 muertes (+12%) en la contabilidad del problema a nivel nacional, pero cada vez más el sistema de salud está mostrando su marcada fragilidad.

Algunos familiares que trasladan a sus enfermos han comenzado a sufrir para poder internarlos.

Los casos graves de infección respiratoria solían ser remitidos al Hospital General Manuel Gea González, en una zona céntrica, o al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición o al INER, en el sur, pero a partir de esta semana dejaron de hacerlo por la saturación.

En Mazatlán, estado norteño de Sinaloa (con 413 casos y 45 muertos), familiares de pacientes internados en el Hospital General acampan en la explanada, porque provienen de zonas alejadas y rurales.

Sin embargo, estas son las personas que tuvieron la suerte de poder hallar una cama para su enfermo en Sinaloa, porque otras no lo han conseguido.

Además, en Mazatlán y la vecina ciudad capital Culiacán, la consulta externa está desbordada y comienzan a escasear los medicamentos en las farmacias.

En la occidental Tijuana, limítrofe con San Diego, California, el segundo foco rojo de la pandemia en México, con 610 casos y 68 muertes (13% del total), no sólo los hospitales están «a tope», sino también las morgues.

En redes sociales, usuarios difunden vídeos y fotografías del interior de las clínicas 1 y 20 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tijuana, donde hay camillas con aparentes cuerpos inertes dentro de bolsas de color gris.En uno de los videos se puede apreciar una etiqueta en uno de los dedos de los pies, que refiere que la persona falleció de Covid-19.

El diario The San Diego Union Tribune difundió también vídeos similares, indicando que las dos clínicas están «sobrepasados de pacientes de coronavirus», que no cuentan con ventiladores suficientes y cuyo personal describe la situación como «terrible» y «desesperada».

En menos de una semana, las muertes aumentaron al doble en el estado de Baja California, llevando al gobernador Jaime Bonilla a criticar al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell y vocero de la pandemia por subestimar las cifras de víctimas.

Así las cosas, el panorama empieza a complicarse en nosocomios de estos 4 conglomerados mexicanos, por lo que hoy más que nunca es vigente y necesaria la consigna, repetida una y mil veces en medios de difusión: «¡Quédate en casa!».

Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
error

Siguenos en nuestras redes sociales

YouTube
Instagram