La historia que no se contó del incendio en la central de abasto en Oaxaca

De los tres incendios que se han registrado en los últimos 20 años en la Zona de Tianguis del Mercado de Abasto “Margarita Maza de Juárez”, el último, ocurrido la noche de este miércoles, fue el más devastador.

Datos preliminares del gobierno municipal de Oaxaca de Juárez, señalan que el incendio se pudo haber generado por trabajos de soldadura que se realizaban en una caseta con venta de ropa típica, pues durante el recorrido realizado en las primeras horas del día los elementos de seguridad se percataron que el establecimiento tenía las cortinas abiertas y había rastros de electrodos.

Esta versión fue confirmada por el presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, quién explicó que no existían permisos para llevar a cabo este tipo de trabajo en el mercado, pero algunos locatarios lo hicieron de manera irregular ante las denuncias de saqueos que se suscitaron en días anteriores.

Aunque el edil acudió con el Gobernador Alejandro Murat Hinojosa para anunciar un apoyo, se limitaron solamente en ofrecer una conferencia de prensa en el Periférico y enseguida se retiraron de la zona.

El único que recorrió las casetas siniestradas fue el regidor Luis Arturo Ávalos Covarrubias, regidor de Bienes, Panteones y Servicios Municipales y de Mercados y Comercio en Vía Pública, quien se ofreció como interlocutor para aterrizar los programas de apoyo.

Informó que en el primer recuento de los daños realizado por personal de protección civil, se contabilizaron 146 locales dañados, la mayoría con pérdida total de la mercancía que se almacenaba.

El fuego se extendió por 2 mil 200 metros cuadrados, arrasando con 5 pasillos de la Galera de Artesanías, donde se presume inició y avanzó hacia la Zona de Tianguis.

 

BOMBA DE TIEMPO

Para los elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos y los mismos locatarios, debido al aumento del comercio informal, el sistema eléctrico inadecuado y la invasión de los pasillos han convertido en el mercado en una bomba de tiempo.

Manuel Maza Sánchez, director del Heroico Cuerpo de Bomberos, informó que el siniestro se reportó poco antes de las 20:30 horas en los servicios de emergencia, pero debido a la gran cantidad de puestos informales y la obstrucción de los pasillos, complicó el arribo inmediato de los bomberos.

“Se extendió muy rápido por el tipo de material que se guarda en las casetas, el incendio inició en el área de artesanías donde había carrizo, cartones y se extendió al área de tianguis donde existe ropa y huaraches de material sumamente inflamable, también aumentó rápido por las tomas clandestinas de la energía eléctrica y porque muchas casetas tenían material de fibra de vidrio que servía como techumbre”.

SÚPLICAS QUE EL GOBIERNO IGNORÓ

Agripina López Allende, locataria de la Zona de Tianguis, señaló que desde hace muchos años han exigido a los gobiernos municipales, estatales y federales, un operativo para liberar los pasillos invadidos y regularizar las tomas clandestinas de electricidad.

“Le suplicamos por muchos años al gobierno que nos hicieran caso, pero no lo han hecho, siempre hemos pedido que se regularice todo, que ya pongan orden pero nunca cumplen, nos ignoran no nos hacen caso, entonces les estamos suplicando ahora que ya intervengan, que nos esperen que mueran cientos de inocentes”.

La comerciante con más de 40 años de antigüedad, solamente acudió a verificar la devastación que dejó el fuego en su pequeño local con venta de zapatos y ropa. “Todo se echó a perder, ahora no saben qué hacer los compañeros porque muchos deben dinero en los bancos, están pagando el crédito que solicitaron para comprar sus mercancía, pero ahora se quedaron sin nada”.

OMISIÓN OFICIAL

Uno de los principales reclamos de los afectados, fue la decisión de la autoridad municipal de anunciar el cierre de la Zona de Tianguis y retirar a los elementos de la Policía Municipal para resguardar el mercado.

“No es posible que el señor Oswaldo nos haya obligado a cerrar nuestros puestos y sin garantizarnos la seguridad, todo estuvo mal organizado porque nos informaron de la noche a la mañana, cuando se registra el incendio todo el mercado estaba bloqueado por la misma desorganización de las autoridades, cuando llegaron los policías ellos mismos nos impidieron abrir las casetas que se estaban quemando, queríamos echarle agua pero no se pudo”, afirmó Julio Ruiz, comerciante afectado.

Exigió a las autoridades deslindar inmediatamente las responsabilidades sobre la causa del siniestro. “Aparentemente hay un grupo en el que circula un audio que enviaron donde una locataria pide ayuda porque su local se está quemando, parece que estaban soldando, posteriormente cuando llegamos todo estaba ya descontrolado, pero queremos que sean las autoridades quienes nos digan si fue un accidente o si a alguien se le salió de control”.

Dijo que con este incendio suman tres incidentes que se han registrado en el mercado en los últimos 20 años . “El primero fue cuando Gabino Cué Monteagudo era presidente municipal, se logró controlar porque todavía no habían muchos puestos que obstruyeran las entradas, el segundo fue en 2016 cuando Javier Villacaña Jiménez era presidente y ahora este que ha sido el más devastador”.

PÉRDIDAS TOTALES

Entre los 5 pasillos afectados por el fuego, en la mayoría de las casetas se reportaron pérdidas totales, como en el taller de ropa y calzado de la artesana Guadalupe Santiago Valenzuela.

“Es la tragedia más grande que hemos enfrentado como comerciantes, llevo más de 23 años en esta zona, ya hubo situaciones similares pero lo lograron combatir, desgraciadamente estamos en una bomba de tiempo, tenemos muchos ambulantes alrededor, anoche lo vimos, no podían entrar las pipas, porque hay puestos por donde quiera y en cada esquina, estamos bloqueados, no hay pasillo por donde pueda uno pasar en caso de una emergencia, luego hay compañeros que no respetan, hacen cosas y no sacan permisos, siempre ha sido por los que sueldan, a veces son por descuidos de las personas, lo único que estamos pidiendo ahora es que la autoridad competente nos apoye, todo nuestro patrimonio se acabó”.

 

Pese a la tristeza e impotencia que se notaba en los rostros de cada uno de los comerciantes, sus deseos de sobrellevar el luto también eran evidentes. “Nos fue muy mal, pero vamos a levantarnos de esta, sea o no con la ayuda del gobierno”.

“Cuando entramos al mercado a veces pasamos hambre, sed, pasamos muchas cosas por trabajar, echarle ganas y quedar bien con nuestros clientes, porque de los clientes vivimos, los clientes también se sirven de nosotros y no podemos fallarles, me sumo al dolor de todos mis compañeros, les pido que Dios nos dé esa tranquilidad serena para aceptar lo que nos está pasando, que esto llegue a oídos del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y si va haber apoyo que sea directo a los locatarios, que no haya intermediarios porque luego se desvía por otra parte y no llega a nosotros, que el gobierno elabore un plan de rescate que contemple nuestras casetas, no lo queremos gratis, vamos a pagar pero ojalá nos apoyen”, destacó.

El taller y tienda de Salvador, fue una de las más afectadas por el fuego, además de perder su mercancía como huaraches y cinturones hechos con hule y cuero, también perdió sus herramientas.

“Todo lo teníamos resguardado en el local, era todo nuestro patrimonio, no sabemos cuánto perdimos económicamente tal vez millones de pesos, pero realmente lo que nos afecta es que se haya perdido nuestras herramientas de trabajo, somos artesanos de toda la vida, aquí nos formamos y aquí crecimos”.

Las historias se repiten en cada una de las casetas, como María del Carmen Ruiz Juárez, quien asegura que las llamadas de auxilio se realizaron desde las 20:00 horas.

“No nos quisieron apoyar, cuando llegaron los primeros policías no permitieron el paso de los compañeros que venían a ayudar, se pudo haber frenado antes de que llegara en otras casetas, después llegaron los bomberos pero se quedaron sin agua, solicitamos más agua y cuando arribaron las pipas particulares no los dejaron pasar, teníamos una impotencia porque no se podía pasar, fue hasta las 11 de la noche cuando esto ya estaba descontrolado que mandaron más refuerzos, cuando agarró el puesto de los hules ya no se pudo hacer nada, pero antes de eso muchos teníamos ganas de apagar el fuego pero los policías no nos dejaron pasar, si hubiera pasado en el área de los comedores, hubiera volado todo el mercado”.

 

SOLDADURA DEBE HACERSE CON PRECAUCIÓN

De las primeras versiones que señalan que labores de soldadura pudieron haber generado el incendio, el maestro balconero Alejandro Romero, quien ha realizado trabajos en el mercado más grande de Oaxaca, explicó que acudir a laborar en espacios muy angostos se requiere de un cuidado especial.

“Primero el comerciante debe tomar conciencia sobre su área de trabajo, también soy comerciante de esta zona y hace como 15 años hice dos lonas donde invité a mis compañeros a que se alinearan, que respetaran los espacios, porque en algunas zonas no se puede pasar ni con los diablos con que transportamos nuestra herramienta o mercancía, este es el mercado más grande de Oaxaca, no es un mercadito. Desde mi punto de vista como balconero, es que los mismos comerciante deben respetar los pasillos, debe haber una regularización si no quieren que pase otra tragedia como esta o peor, que esto sirva de experiencia”.

Expuso que para soldar en un espacio tan reducido, “donde hay productos inflamables, debemos llevar agua, un cartón o trapo mojado para que los puntos que caigan no sean un peligro, pero esto es lo que puede pasar si no se toman las medidas necesarias, otro punto también es que las autoridades no han sido capaces de cambiar los cables y la misma red de energía eléctrica ya es muy vieja, entonces no aguanta, por eso el balconero siempre debe tomar su precaución al estar haciendo estos trabajos, siempre debe estar acompañado por un ayudante”.

LLAMAS DE 25 METROS DE ALTURA

El jefe Maza, director de los tragahumo que combatieron el incendio, detalló que debido a que el fuego alcanzó la gran cantidad de material almacenado en las casetas, el fuego alcanzó hasta una altura de 25 metros.

“Fue una situación de mucho riesgo, combatimos el incendio de frente y con valor, se sofocó de manera total, evitamos una tragedia mayor, los elementos laboraron desde las 8:30 de la noche del miércoles hasta las 02:20 horas de la madrugada del jueves cuando fue declarado el siniestro como confinado, participaron los tres niveles de gobierno, incluso la Unión de Piperos de Oaxaca, municipios conurbados y el Ejército Mexicano, con una participación directa entre voluntarios y servicios de emergencia de aproximadamente 500 personas”.

El oficial Samuel Gutiérrez, quien participó en la sofocación total del siniestro, señaló que para poder enviar agua hasta las casetas afectadas, fue necesario instalar 18 tramos de mangueras de 15 metros.

“Es una bomba de tiempo, no se puede pasar porque parece un laberinto, el combate del fuego se dificultó mucho porque en la parte de arriba y también en la parte baja, había muchas bodegas donde almacenaban muchos productos, incluso pirotecnia”, apuntó.

Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
error

Siguenos en nuestras redes sociales

YouTube
Instagram